• Homepage
  • >
  • Región
  • >
  • Éxito total de cocina comunitaria que funciona en dos containers en Casablanca

Éxito total de cocina comunitaria que funciona en dos containers en Casablanca

  • 17 junio, 2018

Un año y medio de funcionamiento tiene ya la “Cocina Casablanca”, un innovador proyecto productivo que tiene felices a los 25 agricultores, usuarios del Programa de Desarrollo Local (Prodesal) de la comuna, que actualmente ocupan los dos containers (contenedores) adaptados como sala de procesos comunitaria, sin tener que someterse al engorroso sistema de obtención de resolución sanitaria, ya que cuenta con todos los estándares que exige la autoridad.

La iniciativa, pionera en su tipo en el país, nació de la Municipalidad de Casablanca con el objetivo de apoyar a los pequeños productores usuarios del Prodesal, programa que se ejecuta entre INDAP y el municipio local y que permite favorecer con asesorías y proyectos a la agricultura familiar campesina en la región.

Ariel Vilches, coordinador del Programa Prodesal de Casablanca, destaca que el proyecto partió al ver las dificultades de los agricultores para la obtención de las resoluciones sanitarias en los campos y por el tiempo que demora el trámite: “se le planteó al municipio la idea de hacer una sala de procesos con resolución sanitaria para que la ocuparan los usuarios y obtener sus productos elaborados. Entonces el agricultor podría salir al mercado formal con sus productos etiquetados y con autorización sanitaria”.

El profesional explica que esto partió gradualmente con un proceso de capacitación de los usuarios donde también colaboró la Escuela de Alimentos de la PUCV. Hoy en día ya son 25 los agricultores que ocupan la cocina por turnos a través de una agenda que se va programando de acuerdo a los requerimientos de los usuarios.

MERMELADAS E INFUSIONES DE TÉ

Y tal ha sido el éxito de la Cocina Casablanca que ya se producen más de 20 tipos de mermeladas distintas; conservas de frutas y hortalizas; conservas de topinambur; jugos artesanales de frutas y hortalizas; hongos shitake e infusiones de té y hierbas medicinales, entre otros productos.

“A nosotras nos cambió la vida. Primero hicimos todos los cursos que se requerían, luego nos asociamos y formamos la agrupación ‘Melodías del Valle de Casablanca’ para producir infusiones en forma artesanal. Tenemos más de 11 variedades, entre esas ‘invierno feliz’ con hierbas para el resfrío como eucaliptus, tilo, caléndula; té verde con piña o limón; cedrón con naranja, menta con paico y muchas otras. Los resultados han sido excelentes. Trabajamos juntas y producimos nuestras propias hierbas”, confiesa Lastenia Salazar usuaria del Prodesal que integra este grupo de emprendedoras.

Otra de las agricultoras integrantes de la Cocina Casablanca es María Luisa León, que se dedica a la producción de mermeladas: “yo produzco mermeladas todo el año, tengo muchas variedades, incluso algunas si azúcar, endulzadas con tagatosa y otras que se venden mucho como la de pimentón con piña, pimentón con maracuyá o piña con mango. Yo estoy produciendo en esta sala desde que se instaló y ha sido una gran oportunidad. Se nos abren mercados y se le da valor agregado al producto. Ha sido una gran solución y un gran apoyo”.

La comercialización de los productos la realizan a través de ferias y Mercados Campesinos de INDAP y a través de un carro de exposición, tipo food truck, facilitado por la municipalidad de Casablanca que las usuarias usan como punto de venta en distintas ferias y mercados de la zona y de la Región Metropolitana.

Entre los desafíos que tiene el Prodesal de Casablanca está el poder capacitar a un mayor número de agricultores para que ocupen esta sala de procesos, tal como lo reconoce el coordinador del programa Ariel Vilches: “la idea es que estas usuarias que ya están funcionando con la cocina puedan capacitar a nuevos agricultores que se quieran integrar. Nuestra meta es poder aumentar un 10 por ciento cada año de usuarios que estén en este nuevo circuito corto en Casablanca”.

El Director Regional de INDAP, Fernando Torregrosa, quien visitó el proyecto, destacó la iniciativa agregando que “estamos trabajando para fortalecer los emprendimientos de nuestros usuarios y mejorar la calidad de vida de la mujer, rural disminuyendo las brechas que existen. Aquí participan principalmente mujeres y parte de lo que nos ha mandatado el Presidente Piñera es a preocuparnos y ocuparnos de potenciar el trabajo de la mujer campesina tal como se hace acá”.